Costillas adobadas

Sin título-1

Últimamente me está dando por la cosa de la cocina, es que debo estar haciendo oposiciones a monja de clausura porque no salgo más que para hacer la compra, es que la vida a veces da unos giros de 180 grados yo que me jubilé para seguir conociendo España y se me va a olvidar como es Madrid…..,

He observado que actualmente se compran costillas de cerdo para asar y yo así no las había hecho nunca, de forma que me puse a navegar a ver que sacaba en claro y la verdad que entre todas las  recetas que he visto he  hecho algunas hasta con una botellita de refresco de cola, pero he elegido contaros esta que ha tenido un éxito clamoroso entre mis comensales….

Compramos dos o tres costillares de cerdo (depende del número  de comensales), y preparamos un adobo con unos dientes de ajo, dos cucharaditas de orégano, un pellizco de tomillo y otro de romero, dos cucharaditas de pimentón dulce, dos de sal y un par de cayenas machacadas con los ajos, todo esto lo mezclamos con un vaso de aceite de oliva y medio vaso de vinagre de manzana.

Con esta mezcla embadurnamos las costillas y las dejamos reposar unas 12 horas para que cojan bien los saboresIMG_0753Yo esto lo hago por la tarde y las dejo en la nevera hasta el dia siguiente entonces caliento el horno a 160 grados y las horneamos durante unas dos horas , dando la vuelta cada media hora y si es preciso las regamos con vino blanco, pero si poneis el horno a 160 grados no hace falta el vino blanco y quedan muy jugosas

Se nota que estan en su punto cuando la carne se desprende del hueso.

Se pueden acompañar con tomates asados, patatas panaderas o fritas etc.

Deja un comentario