BALCONES Y REJAS

Sra. Carmena: Alcaldesa de la Villa y Corte  ¿tendría Ud. la amabilidad de sugerir en alguno de esos plenos que  preside, y aunque sea así como por descuido, que se forme un equipo de chapuzas varias para que recorran las calles de Madrid y  tapen este agujero , que coloquen aquellos adoquines que están fuera de madre…..y etc, etc.? en fin que cuando los viandantes salgamos a la calle podamos mirar y admirar las bellezas de la ciudad que son muchas y variadas porque si vamos mirando el suelo “pá no dejarnos los piños esperdigaos” pues la verdad es que según está el pavimento no mola darse un garbeo por el foro y mire Ud. que MADRID es bonito,  si levantamos la vista un poquito a las fachadas lo mismo da que nos vayamos a los barrios bajos que a los barrios de postín….. ¡!que balcones!! !! que fachadas¡¡…… y para muestra….

Juan de Villanueva –arquitecto municipal- allá por el año 1790 redactó un reglamento sobre rejas y balcones el que se contempla  entre otras cosas la altura de los antepechos, la distancia entre balaustres, el vuelo del balcón principal y un largo etc. su sucesor Antonio López Aguado introduce algunas modificaciones a este reglamento y sucesivamente se van introduciendo mas cambios en los vuelos  para cada planta, con lo que varian las normativas y ordenanzas de tal modo que llegamos al año 1884 en el que dichas ordenanzas municipales establecen el vuelo de los balcones en función del ancho de la calle….

Para no meternos en harina os comentaré lo más destacado, en los barrios más antiguos de Madrid aún es posible encontrarnos con  balcones y rejas de forja y ya entrando en la zona de Lavapiés -Tirso de Molina empezamos a verlos junto a los de hierro fundido  ya  que al ser  los precios de este material más asequibles, hacen que la vivienda colectiva se vea favorecida en calidad y ornamentación, pero nos fijaremos en algún detalle importante como es la diminución del ancho y del vuelo según subimos de planta, lo que nos lleva a pensar en el poder adquisitivo de los habitantes de cada planta pues según vamos subiendo los balcones  tienen  menos vuelo y el resto de adornos como zócalos, frontis  etc. van siendo mas moderados vamos “que se vea dónde está el parné”, en la última casa algunas viviendas no tienen balcones porque eran las destinadas a las clases más humildes, la entreplanta o entresuelo estaba destinada a los propietarios de las tiendas ubicadas en la planta baja ya que la utilizaban como vivienda o almacén, otro detalle que el paso del tiempo ha destruido son los azulejos que situados es la parte del vuelo que da a la calle también era motivo ornamental.

En los años 70 se utiliza el balcón individual por hueco o el balcón corrido a lo largo de toda la fachada, incluso en todas las plantas, atendiendo a la disminución del vuelo según se sube de planta. En otros ejemplos el balcón corrido se utiliza en los balcones centrales del edificio y en los extremos se hace uso del mirador.

Deja un comentario