EL CAPRICHO

 
 
 
Los Duques de Osuna (Dª Maria Josefa Alfonso Pimentel y su señor esposo) alquilaron durante cuatro años una finca al Conde de Barajas que más tarde le compraron reformando a su gusto tanto el Palacio como el jardín entre los años 1787 y 1839.
 Eran gente ilustrada y se demuestra a lo largo y ancho de la finca, no obstante hemos de decir que la citada finca pasó por varias manos; al invadirnos los franceses el General Dupont se aposenta en ella marchando los duques a su casa en Andalucía y tras la retirada de los franceses vuelva la duquesa ya viuda y manda construir el Casino de Baile, entre otras cosas, al morir esta la sucede su nieto Pedro que pronto muere también y le sucede su hermano Mariano XII Duque de Osuna que fue Embajador de Rusia y Alemania era una gran derrochador tanto que tubo que subastar sus bienes, entre ellos esta propiedad que salió a subasta y la compraron los Baner en 1890 y en 1936 se hicieron con ella los militares republicanos al mando del general Miaja durante la guerra haciendo un Bunker en su subsuelo bastante grande ya que dicen que por él pudo escapar el general para coger un avión y salir “de naja”.
No acaba aquí la cosa en 1942 cayó un avión en el laberinto destrozando esa parte del jardín en el año 1951 lo compra la inmobiliaria de la Alameda de Osuna y por fín en 1976 se hace cargo el Ayuntamiento y ya en 1985 entre el Ayuntamiento y la Comunidad crean una escuela taller y se dedican a ponerlo bonito para nuestro placer y esparcimiento, es menester decir que está estupendamente cuidado, no se permite la entrada de bicicletas ni jugar al balón ni comer dentro del parque.
¿Porqué? Pues porque es una preciosidad, porque tiene tal variedad de plantas y con tantos años algunas que son un bien tan preciado que sería un tremendo fallo permitir que un balonazo pueda destruir alguna o deteriorar alguna escultura que ya han pasado por tantos abatares, entre la maleza hay ardillas y conejos si se tiran desperdicios de comida se incrementarían “los roedores” pues eso.
Tiene entre 14 y 15 hectáreas no lo sé muy bien, el paseo es bonito en todas las épocas del año ya que cada una tiene su encanto, pero claro como jardín lo recomendable es la primavera, finales de Abril…….. está sembrado de bancos para sentarse a relajarse, leer, conversar…, fuentes para beber.
Es un jardín romántico dividido en tres zonas, jardín francés, italiano y español, tiene infinitas clases de árboles y arbustos, madroños, membrillos, boj, carpes, plátanos, olmos, cipreses, tilos, rosales, laureles, aligustres, majuelos, helechos, yo que se……
Y como los románticos eran así se enfrenta la vida con la muerte, ciprés y agua por todas partes en forma de arroyo, estanques, fuentes.
Se inicia la visita por un paseo que lleva a una placita “La Exedra” mandada hacer en honor a la Duquesa por su nieto Pedro , rodeando la plaza hay estatuas de emperadores filósofos y senadores romanos.
La primera construcción es un invernadero para la repoblación de las plantas que se pueden estropear, más allá está el Laberinto en el jardín Italiano y frente a él hay dos estanques gemelos en apariencia pues uno tiene 6 metros de profundidad y recoge las aguas que vienen de arriba y surte una pequeña cascada, un poco más allá está la fuente de las ranas , y en la zona de los estanques se hizo la primera carrera de caballos de España con caballos de Sanlucar , dicen que el XII Duque de Osuna que era un poco derrochón mandó llenar el estanque de champán como para celebrar el fin de fiesta.
A continuación nos paramos frente al Palacio que no es visitable, una de las reformas de los duques fueron las torres que no tienen entrada desde el Palacio, son individuales, una era el despacho de la duquesa y la otra el del Duque, en ella se han encontrado gran número de partituras originales, libros, etc… y en la plazuela que hay enfrente está la fuente de los delfines.
A la derecha del palacio está el mencionado Bunker y a lo largo del recorrido iremos viendo las chimeneas de aireación, subimos una pequeña cuesta y nos encontramos con un bonito templete de Baco joven, orientado al norte y frente a él Saturno devorando a un niño, nuevamente se enfrenta la vida con la muerte, la vejez con la juventud.
El abejero es otra bonita construcción dentro del parque, simbólicamente es una representación de lo que debía ser una monarquía que no era precisamente la que a ellos les había tocado vivir.
Las ruinas es una pequeña construcción sobre la que podemos ver el escudo de los condes de Barajas, lugar donde estuvo prisionero y finalmente murió un antepasado de la duquesa.
Llegamos a un lugar que imita una fortaleza donde se situaban para jugar a hundir la flota que circulaba por el foso que la rodea – a cañonazos -.
Y también nos cuentan que en ese jardín tenían una noria, un trapecio, y unos columpios en forma de barcas, todo este maravilloso jardín con toda esa cantidad de plantas y árboles centenarios también tiene un bosque de helechos, un río canalizado por donde se paseaban después de las cenas para llegar al salón de baile y además de esa canalización discurre un arroyuelo que lleva el agua a los estanques que hay junto al Palacio, en fin una maravillosa de jardinería donde todo está perfectamente pensado y estructurado.
En el estanque principal, al que no le puede faltar su cascada en el centro en la que hay un monumento al señor Duque de Osuna, está el embarcadero imitando una casita oriental , un puente de hierro, dicen que es el primero que se construyó en España, y siguiendo por el canal se llega al Casino de Baile, que es un edificio de una sola sala de planta octogonal con puertas y ventanas enfrentadas y en los espacios de pared tenían unos espejos para que mirasen donde mirasen a la vez que giraban podían ver el jardín, en el exterior sobre las puertas hay unos bajorrelieves de terracota, “una pasada”.
Hay una ermita en la que en un principio tenían su ermitaño autentico que se paseaba por allí hasta que murió el hombre y allí está enterrado.
Finalizamos el paseo en la casita de la abuela una pequeña construcción rústica con su huerto en el que los jardineros siembran hortalizas para dar más realismo al asunto, en la planta superior tiene una estancia tipo alacena de esas que hay en los pueblos donde se guarda la cosecha y los jamones a secar, para que no falte de nada.
Estos señores Duques vivían a lo grande, nos explicaron mas cosas pero ya me he cansado de escribir, aaaaaaaaaaaaaadiós..
Bueno escribiré algo más para quien no lo sepa está situado en la estación de metro “EL CAPRICHO”, facil, facil.

 

Deja un comentario