EL PORTILLO DE EMBAJADORES 1ª PARTE

En lo que conocemos como Glorieta de Embajadores hubo un portillo levantado hacia 1782, así se llamaban la puertas secundarias, mas tarde cuando fue necesario derribar la cerca de Felipe IV y ensanchar Madrid,  esta zona de la ciudad, desde la Puerta de Toledo a la de Atocha, pasando por la de Valencia, fue agraciada con las industrias, nada de Palacetes ni superconventos como en el Barrio de Salamanca, de las viviendas para la clase trabajadora aún se conservan algunas corralas como esta de Miguel Servet, la de Tribulete y alguna otra, estas viviendas no tenían agua corriente, el retrete (uno por planta) estaba en el pasillo, algunas incluso no tenían luz eléctrica, dispuestas alrededor de un patio en el que estaba la fuente para la vecindad al cual bajaban las vecinas a conferenciar y a servirse del agua necesaria para la colada, el puchero y la abluciones familiares. Dicen que la corrala es típica de Madrid pero no es así pues ya en tiempos de los romanos existia este tipo de vivienda.

Saliendo por Mesón de Paredes llegamos a la Ronda de Valencia y nos encontramos de frente con el nº 5, que fue una fábrica de maderas construida en 1904, tenía en la parte baja la nave y arriba las oficinas, en los años 90 se rehabilita conservando la fachada de ladrillo visto en dos colores, estilo neomudejar y se levantan 4 pisos que se dedican a viviendas, retranqueada la obra nueva se diferencia claramente  el estilo aunque se han respetado los colores para que no llame poderosamente la atención.

En la misma acera un poquito mas allá nos encontramos lo que fue la fábrica de galletas Pacisa, actualmente CIRCO PRICE, esta fue construida entre 1905-1910 en el mismo estilo que la anterior y con gran profusión de arcos, mensulas y cerámica, es de destacar el ventanal central con un arco de medio punto y dos pilares que lo sustentan llamado vano termal ya que era típico en las termas romanas.

La casa siguiente era un  pasaje industrial con viviendas de alquiler para los obreros, la nave industrial ocupaba toda la planta baja y daba a la calle de atrás.

Este barrio tambien tenía su Banco, pero no al estilo de los que vemos en la Zona de Sevilla, para los poderos con grandes columnas y derroche de mármol y estatuas que quieren parecer Palacios, no, aquí el que podía iba a ingresar su peseta y otros……. a empeñar hasta el colchón, hablo de segunda sucursal de LA CAJA DE AHORROS Y MONTE DE PIEDAD DE MADRID, construida para los obreros en el mismo lenguaje arquitectónico de las fábricas, o sea ladrillo, aunque son de destacar sus rejas, sencillas pero imponentes. Actualmente este edificio lo conocemos como la casa encendida, llamase así por ser un Centro Cultural y la luz es el conocimiento.

 Hemos llegado hasta Atocha, donde contemplamos la ampliación del Museo Reina Sofía obra del arquitecto Jean Nouvel, esto es el no va más de la arquitectura contemporanea, en los años 90 la vieja Europa tiene necesidad de que se imponga un turismo Cultural y se reconstruye Berlín, le sigue París y nosotros no ibamos a ser menos, confieso que a mi no me gustaba este modernismo pegado a un edificio de Sabatini, el Hospital donde en mi infancia me llevaban a visitar a los enfermos de la familia, pero una vez que te lo explican “in situ” ya la cosa es diferente, veamos, situandonos en Atocha no apreciamos el  provocador contraste que supone esta ampliación, solamente vemos el cuerpo de escaleras semioculto con los árboles, lo vanguardista se encuentra mirando hacia Embajadores, situandonos a la entrada podemos observar que  se respeta tanto la obra de Sabatini, que no la llega a tocar, ese voladizo tan llamativo parece señalar la cornisa donde termina el Hospital primitivo, y donde apoya es en un añadido posterior.

El proyecto iniciado por Fernando VI y retomado por Carlos III fué llevado a cabo por Sabatini, aunque nunca llegó a terminarse tal como se concibió. “Concluido sería un gran edificio cuadrado de 600 pies de lado;  en su centro se había de construir una Iglesia y debía tener 6 patios grandes y dos menos espaciosos. De los primeros solo se terminó uno en 1781; tiene 134 pies de largo y 80 de ancho, y está adornado con dos fuentes.”

Una curiosidad, llevaba un sistema de calefacción por el suelo, el que conocemos como Glorias, y en la primera exposición de esculturas creo que de CHILLIDA eran grandes moles de granito, no aguantó el suelo y hubo que reforzarlo….

 

Y para terminar solamente diré que bajo esa gran marquesina roja se alberga un auditorio, una Biblioteca y un espacio para exposiciones temporales, todo ello alrededor de un patio central en el que además hay un restaurante-cafetería, algunos espacios se pueden visitar libremente, en otros hay que aflojar el bolso, salvo excepciones. Y ahora nos vamos a un conocido bar que hay aquí mismito a tomarnos unos calamares, luego sigo.

Deja un comentario