EL PORTILLO DE EMBAJADORES 2ª PARTE

Después del pequeño refrigerio, atravesando la calle de Atocha nos situamos junto al Jardín Botánico y admiramos su magníca y eleganta verja con pilares de piedra intermedios y la puerta que dá al Prado, obra de Villanueva, en ella se lee la siguiente inscripción “Carolus III. P. P. Botanices instaurator, cicium saluti et oblectamento. Anno MDCCLXXXI”. Este jardín fue instituido por Fernando VI en la Quinta de Migas Calientes, camino del Pardo para propagar el estudio de la botánica y la Agricultura, Carlos III ordenó que se trasladara a las huertas del Prado, lugar que sigue ocupando

Frente al Botánico y hasta hace unos años hubo una gasolinera, en cuyo solar Caixa Forum está haciendo su sede en Madrid, ya la veremos cuando no haya tanta parafernalia obrera, en este momento lo que puede verse es una maravilloso jardín vertical que han instalado en la pared medianera y que según nos cuentan, se instaló un andamio que forraron con una especie de guata a la que perforaron en distintos puntos para introducir los cepellones de distintas plantas de muy variados colores y que se alimentan a través de esa guata que absorbe el agua, es muy bonito, creo que ambos, jardin Botánico y jardín colgante merecen una visita , ahora que estamos en primavera es el momento ideal.

Cruzamos la cuesta de Moyano, aún cerrada por obras y nos situamos ante el actual Ministerio de Agricultura, antes Ministerio de Fomento, realizado en 1893-97 por el arquitecto Velazquez Bosco.  destaca su monumental fachada con un pórtico central en el que se asientan 4 pares de columna dobles que soportan un ático en el que hay unas esculturas de Querol que en un principio eran de piedra y fueron sustituidas por unas réplicas en bronce ya que las primeras tenían un peso excesivo, las cariátides representan la Industria y el Comercio , adornan sus muros unas bonitas cerámicas de Zuloaga.

Nos volvemos de espaldas al Ministerio y contemplamos la emblemática Estación de Atocha fundada por la Compañía de Ferrocarriles Madrid-Zaragoza-Valencia a mediados del siglo XIX, muy pronto se quedó pequeño el edificio, viendose en la necesidad de hacer uno más grande cuya obra se encargó al arquitecto Alberto del Palacio, obra que concluyó en 1892,  esta estación con una nave central de 152 metros de larga, 48 metros de ancha y 22 metros de altura construida a base de hierro, cristal y ladrillo, vista de frente es como una gran basílica a la que solamente la faltaba el campanario,era de propiedad privada como cada una de las estaciones que había en Madrid, hasta mediados del siglo pasado que pasó a RENFE.

 Cien años después con la llegada del AVE, nuestra querida estación se quedó “anticuada”, habia que hacer algo que fuera con los tiempos y con la modernidad del nuevo tren de alta velocidad para lo que se le encargó a Moneo la ampliación que es lo que hay precisamente a partir de la torre del reloj y del edificio redondo, remodelando la antigüa estación en la que se ha instalado un jardin tropical, un complejo  comercial y las oficinas de RENFE

Deja un comentario