EXPOSICIONES EN MADRID

Hasta el 2 de diciembre tenemos en la REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN FERNANDO, un exposición de retratos realizados por pintores españoles,  abarca un corto periodo de tiempo (1906-1936) aunque muy fructífero en este campo, la muestra está dividida en cuatro partes que son los inicios de la modernidad, la vanguardia, los años veinte y los años treinta,

En la primera parte obras de Sorolla y Julio Romero de Torres por mencionar los mas conocidos, retratan la aristocracia y la alta burguesía y capas mas inferiores de la sociedad, nos hacen ver a través de sus ropas, su entorno y su mirada como era aquella época cambiante desde el mas puro realismo.

 Pasamos a la siguiente sala y encontramos obras de Juan Gris, Picasso, y la escuela vallecana con Benjamín Palencia, para todos los gustos, fauvismo, cubismo, expresionismo….

Seguimos la visita con la obra dedicada principalmente a la obra de los años veinte en la que se aprecia la influencia internacional en los pintores españoles aquí vemos el Retrato de Ana María de Salvador Dalí y llegamos a los años treinta con la consolidación del realismo y el nacimiento del surrealismo, en este punto estalla nuestra Guerra Civil que interrumpe todo este proceso creativo, muchas de estas obras no habían sido nunca expuestas al pertenecer a colecciones particulares.

Me ha gustado la exposición, por el valor artístico de las obras, porque  es un fiel reflejo de una época de profundos cambios sociales en la que la burguesía va adquiriendo protagonismo y accede a los principales pintores de su tiempo, y por el enclave de la Real Academia, junto a la Puerta del Sol, en el que fue Palacio  Goyeneche edificado por Churriguera hacia 1724 y que cuando pasó a manos de la Real Academia fue "limpiado" de los elementos barrocos que adornaban su fachada y adecuado al gusto neoclásico de la época(finales del siglo XVIII), a finales del siglo XX sufrió otra remodelación a cargo de Chueca Goitia, el enorme paso de carruajes de estilo clasicista con una tremenda bóveda de cañón, nos conduce a unas enormes escaleras, con columnas en estilo dórico romano, molduras en granito, hierro forjado, todo monumental y sobrio, no se ven "signos de grandeza" como podrian ser los mármoles o artesonados, en las escaleras podemos ver obras de los pensionados que enviaba la Academia a estudiar a Italia

Ya en plan "cotilleo chipén" comentaré que desde muy antiguo a los reyes les gustaba coleccionar desnudos entre sus obras de arte, desde el austero Felipe II, hasta Felipe IV que las tenía en una sala donde se retiraba a descansar ……….después de comer, total que entre unos y otros tenían una buena colección de obras de esa temática, pertenecientes a Durero, Rubens, Ticiano, Tintoretto, Veronés, etc, etc. Pero mira por donde, llega Carlos III y la cosa no le hace ni pizca de gracia y decide que hay que quemar esos cuadros, menos mal que Esquilache (entre otros) estuvo al quite y le hizo desistir del empeño, lo que propició que todos los desnudos fueran guardados en una Sala Reservada en este Palacio (ya entonces Real Academia), a la que solo podían las altas jerarquías con sus ojos castos y puros………., mas tarde estos cuadros fueron incorporados a distintas colecciones y principalmente al Museo del Prado

Deja un comentario