PLAZA DE ESPAÑA

La primera visita a la Gran vía terminó con el segundo tramo en la Plaza del Callao donde están situados los cines Callao y Palacio de la Prensa, hoy vamos a intentar llegar hasta la Plaza de España, este tercer tramo se llamó en un principio Eduardo Dato y son de destacar entre otros, el edificio Coliseum y el de los Sótanos.

El edificio Coliseum fue iniciativa del Maestro Guerrero construido entre 1931 y 1933 como edificio de viviendas de alquiler y un teatro con capacidad para 1.500 espectadores, su extraordinaria acústica estaba inspirada en la Sala Pleyel de París, y lo llevaron a término los arquitectos Muguruza y Fernandez Sahw.

 Los Sótanos es un edificio que ocupa un  solar de 130 metros de longitud que fue Convento de los Dominicos de Ntra. Sra. Del Rosario, en el siglo XIX se construyó el teatro del Recreo, y este a su vez fue derribado para construir la Casa Profesa de los Jesuitas y tras la expulsión de estos, el edificio quedó vacío hasta después de la guerra civil que lo compró la Compañía Metropolitana para edificar un edificio multifuncional que encargaron a los Otamendi quienes dirigieron las obras, entre 1945 y 1949. Este tremendo edificio, el mayor que se edificó en Madrid en aquella época estaba dedicado a oficinas, locales comerciales y dos hoteles.


Frente a estos edificios nos encontramos con el Palacio de Altamira situado en la calle Flor Alta, su estilo es neoclásico y fue proyectado por Ventura Rodríguez para el Marqués de Astorga y Conde de Altamira, con una superficie de casi 1.500 metros cuadrados iba a ocupar toda la manzana, su planta era mayor que la del Palacio Real cosa que no pareció bien a  Carlos IV  que prohibió que se usara toda la manzana  y quedó solamente la fachada que da a la calle Flor Alta, ha estado unos años abandonado pero actualmente  ocupa la Sede del Instituto Europeo de Diseño.

Siguiendo por San Bernardo llegamos a lo que fue Noviciado de Jesuitas hasta su expulsión de España, en que se instalaron allí los padres de La Concepción Jerónima,  hasta tiempos de Isabel II que con la desamortización de Mendizábal pasó a ser Universidad Central y se trasladó la Complutense hasta que el edificio se hizo pequeño para albergar las distintas facultades y se pensó en llevar la Universidad a la Moncloa a principios del siglo XX,

Su última utilización ha sido como Asamblea de Madrid hasta que esta consiguió su emplazamiento definitivo y ha vuelto a manos  de la Complutense. El arquitecto Pascual y Colomer, artífice de la última reforma le revistió de una máscara clásica al exterior y en el lugar que ocupaba la Iglesia  construyó el Paraninfo.

En la misma zona nos encontramos el Palacio de la Marquesa de Sonora del siglo XVIII, actual sede del ministerio de Justicia, construido en granito, ladrillo y piedra caliza de Colmenar tiene tres plantas y fue vendido al Estado en el siglo XIX  y reformado en el XX por Javier Barroso, se le acoplaron las dos torres de las esquinas que eran muy del gusto del gobierno de ese momento.

A falta de suelo cerca del Palacio Real la nobleza construyó sus Palacios en esta calle llamada Ancha de San Bernardo por la que salía la Realeza hacia la Puerta de Fuencarral camino del Pardo.

En edificio conocido como “Palacio Bauer”, actualmente se encuentra la –escuela Superior de Canto-, construido en el siglo XVIII para los marqueses de Guadalcazar es un edificio de tres plantas en esquina , con zócalo de sillería y muros de ladrillo y piedra caliza en las molduras y adornos, en el siglo siguiente lo compró el banquero Baüer que le hizo importantes reformas entre ellas un magnífico salón de baile, el siglo pasado lo adquirió el Estado para ubicar el Real Conservatorio de Música, años y reformas mas tarde estas instituciones volvieron al Teatro Real quedando este edificio abandonado hasta que finalmente fue declarado Monumento Nacional y nuevamente fue reformado para acoger las dependencias de la Escuela Superior de Canto.
Y de esta zona conocida como Noviciado salimos a la Plaza de España, punto de reunión de Guiris y Turistas varios y puesto que vamos en grupo, pues ….turistas en nuestra ciudad, tiene narices la cosa.

Deja un comentario