LA ADRADA

He visitado La Adrada con la sana intención de ………coger Níscalos? je, je, je………, me explico, el Club al que pertenezco todos los años por estas fechas hace una acampada llamada del Níscalo por esa zona y a veces nos unimos a la juerga.

El día de la Almudena tempranito salieron los compañeros con sus cestitas, sus zapatillas de caminar y su esperanza de volver sobraos de níscalos el monte es grande y los níscalos pequeños, eso debe ser, porque los más avispados trajeron 15 ejemplares, otros 2 , otros ningunos, mi marido y yo como le tenemos mucho respeto a eso de las setas, hongos y demás pues como de costumbre salimos "sin cestas ni ná,  ¿pa´ qué? " si lo nuestro son los champiñones del Mercado que esos no envenenan "de momento" total que la gente del pueblo dice que este año la cosa anda por el bosque .

En vista del exito obtenido al día siguiente nos fuimos a ver el pueblo y comernos unos churritos con chocolate que es lo fetén, después visitamos el Mercadillo del viernes dimos una vuelta para ver el pueblo haciendo las fotografías de rigor, el casco antíguo está organizado a partir de dos calles que desembocan en la plaza del Ayuntamiento.

La paralela al Ayuntamiento es la más típica -a mi modo de ver-  ya que hacia un lado se baja hacia la Iglesia que como de costumbre estaba cerrada, y hacia el otro lado hay una calle escalonada que conduce al castillo, antes de llegar a la citada calle nos encontramos con esta casa esquinada que es lo único que queda del barrio judio, y como el castillo merece mención aparte, pues eso ahora voy a ello.

Subiendo por esa calle escalonada se llega al Castillo al cual se accede por un puente levadizo ydesde esas alturas  se divisa todo el pueblo y un paisaje la mar, la mar de saludable, este fué construido sobre una Iglesia gótica de la que queda el Ábside, la base de las columnas algo de los muros y el arco principal que está formado por dovelas de sillería , en el siglo XV al abside se le superpuso una torre semicircular, la nave principal se incluyó en el palacio del siglo XVI (manejo los siglos como me dá la real gana), en la nave Norte se creó un corredor rodeando la planta principal, y a todo ello se le rodeó de murallas, y entre el palacio y las murallas se celebraba el mercado.

Dentro de la muralla estaba la casa del Alcaide de la que aún se conservan algunos azulejos originales, saliendo de ella nos encontramos con un m,aravilloso patio renacentista en cuyo subsuelo hay un aljibe que recoge las aguas de lluvia que caen al patio a través de una canalización que vierte en sus cuatro esquinas, el tejado es a un solo agua.

Ha sido restaurado en el año 2004 y es visitable, en la planta superior se encuentra el centro de Interpretación del Valle del Tietar, y al comenzar la visita ponen un audiovisual muy ilustrativo del que lamentablemente mentes tan lúcidas como la mía cuando salen de allí no recuerdan ná de ná.

Este castillo no se construyó con fines guerreros, más bien era como un Palacio de caza  y de recreo para la nobleza para que llevaran a llí a sus amiguitas/os y lo pasaran lo mejor posible los pobres……..; ha pasado por muchas manos desde Alfonso VI , Alvaro de Luna, Beltran de la Cueva y como nó la casa de Alba..

Tras la visita al Castillo-Palacio se impone una visita al primer bar que se encuentre al paso y mire Ud. por donde dimos con uno que lo llaman Museo y te ponen unas patatas revolconas que son demasiaaaaao….

 

Deja un comentario