RIBEIRA SACRA – 1ª PARTE

Ha empezado el año y aunque no me he hecho ningún propósito,  mi Pepito Grillo particular me pide que termine con las vacaciones y ya ni me acuerdo de lo que hice ayer como para recordar lo de hace meses, haré un intento y a ver que sale..

Iniciamos nuestro recorrido por la Ribera Sacra  en Monforte de Lemos, donde comenzamos por subir al monte de San Vicente para disfrutar de su hermoso conjunto monumental, formado por el Monasterio Benedictino de San Vicente do Pino, el Pazo Condal (actualmente Parador de Turismo) y la Torre del Homenaje que según cuentan es  “LA MAS ESPLENDIDA DE GALICIA”, efectivamente es una hermosa torre de cuatro pisos construida en sillares, levantada hacia el siglo XIII, desde el exterior podemos observar los escudos nobiliarios situados en uno de sus muros y su remate almenado, en su interior nos muestran el aljibe y algunos muebles, el ventanal llamado de la reina con sus preciosos arcos y sus bancos de piedra, pero lo que mas llama la atención es la anchura de sus muros que según nos comentan llegan hasta los 3.5 metros en algunos puntos. nos dimos una vuelta por la Iglesia y el parador tras admirar el maravilloso paisaje y nos encaminamos al interior de la ciudad pasando por el Arco de la Judería y los restos amurallados, llegamos al puente medieval sobre el río Cabe y nos encaminamos al Colegio de Nuestra Señora da Antiga, cuando llegamos ya no es hora de visita por lo que nos conformamos con ver el exterior  del conjunto formado por el Monasterio y la Iglesia, de clara influencia Herreriana, lo llaman el pequeño Escorial según nos cuenta nuestro amigo gallego que nos acompaña en esta parte del viaje.

A la mañana siguiente cogimos el barquito en el que hicimos un recorrido de tres horas por los Cañones del Sil, con una estupenda guía que nos habló de los afiladores gallegos que marchaban a Madrid, de los trabajos que se pasan para cultivar la vid en esas pendientes tan pronunciadas, de los Monasterios que circundan los cañones y algunas encantadoras leyendas acerca de cómo se enamoró el dios Júpiter de esas tierras gallegas, y nos lo puso tan atractivo que no nos quedó mas remedio que cambiar nuestros planes para visitar los cañones por tierra, pero eso es otra historia…., cuando pusimos pie en tierra nos encaminamos a comer a Albeleda donde reparamos fuerzas

Después fuimos a visitar Castro Caldelas, una hermosa ciudad coronada con una fortaleza -actualmente restaurada- que data del siglo XII, alberga la oficina de Información y turismo y otras dependencias como biblioteca, sala de exposiciones, sala de conferencias, etc.

Tras la visita nos dirigimos al cercano “Santuario dos Remedios“, donde nos atendió muy amablemente el sacerdote y nos enseñó las reliquias y otros tesoros que allí se guardan, el exterior de estilo neoclásico está precedido por un amplio jardín, se celebraba una novena no sé en honor de que Santo pero acompañada de unos gaiteros que después se quedaron en la plaza amenizando un rato a los viandantes, pasamos la noche en la ciudad y por la mañana nos despedimos de los amigos y seguimos ruta para ver los Monasterios de la Ribeira Sacra

Deja un comentario