RIBEIRA SACRA – 2ª PARTE

Nos quedan pocos dias de vacaciones  y mucho que ver, aunque dejaremos algo para tener una excusa para volver, porque a todas partes hay que volver, por los paisajes, por las gentes, por los monumentos y por lo bien que se come en cualquier lugar por pequeño que sea y es que España es maravillosa de Norte a Sur y de Este a Oeste, y del Centro no digamos, que esta que lo es, está bautizada en “La Paloma”, ! AHÍ ES NÁ ¡.

Iniciamos nuestra ruta por el Monasterio Cisterciense de Santa María de Montederramo que muy amblemente nos mostró la señorita de Información, está en proceso de “mucha restauración”, la vida es así y el señor Mendizábal de marras se supone que tenía buenas intenciones, pero dejó los Monasterios y demás a merced de saqueos, expolios y etc, al hacerse cargo la Xunta se inicia la rehabilitación y se instala un Colegio en uno de los  Claustros, tambien algunos particulares ocupan parte del Monasterio……

Saltamos a las margenes del Sil, para visitar “El balcón de Madrid”,  un espectacular mirador situado a 500 metros de altura, desde allí nos disponemos a visitar Sta. Cristina de Rivas de Sil, y “ahí está la cosa mas chunga”, llegamos a Parada do Sil y seguimos los carteles, a unos cinco Kilómetros del pueblo la cosa se pone fea, empezamos a bajar y bajar entre árboles, pensamos que nos hemos desviado de la ruta pero no podemos dar la vuelta en ese supercamino casi de cabras, cuando por fin, perdido en la espesura vemos el Monasterio, y mira por donde, en su puerta hay un maravilloso cartel que dice algo así “las llaves en Parada do Sil”, digo yo que ese cartel podía estar tambien en los folletos informativos, porque tiene guasa el paseito, por lo que nos conformamos con ver los exteriores que merecían la pena, el claustro, el abside, el rosetón, la portada principal……

 Si aquel estaba abandonado en el fin del mundo, el Monasterio Benedictino de Sto. Estevo de Rivas de Sil, ha sido reconvertido en Parador Nacional y goza de todas las modernidades , fue edificado sobre un cenobio del siglo VI, y el paso del tiempo ha dejado en él muestras de todos los estilos arquitectónicos, sus tres claustros son de tres estilos diferentes, románico, gótico y renacentista, la fachada es barroca….

La siguiente visita fué San Pedro de Rocas que es el más antiguo, del siglo VI, la Iglesia fué  construida en la roca viva tiene tres capillas en cuyo suelo hay sepulturas de esas que llaman antropomórficas y se ilumina por una linterna abierta al cielo tambien en la roca, en el exterior hay un cementerio y en lo que fué el Monasterio se encuentra el Centro de Interpretación admirablemente atendido.

Santa Maria de Xunqueira de Espadañedo  en principio fue fundado por los padres Agustinos y despues refundado por los monjes cistercienses de Montederramo, del siglo XII y a través de las distintas ampliaciones se pueden apreciar diferentes  estilos , situado en el centro del pueblo está unido a la Iglesia de Santa María cuyo interior es de transición entre el románico y el gótico, aquí con el Señor Mendizabal desaparece la abadía pero la Iglesia pasa a ser Parroquia por lo que se conserva en mejor estado que la de Montederramo.

Para terminar el dia nos fuimos a visitar el Castillo de Maceda, reconvertido por el Ayuntamiento en una bonita Posada Medieval, es una pequeña fortaleza del siglo XI dedicada a funciones de vigilancia y defensa, en la que dicen que vivió Alfonso X hasta la edad de 11 años

Niñodaguía, es un pueblo cercano conocido por sus hornos de alfareros, encontramos estos dos hornos cilíndricos con abertura superior que se conservan como recuerdo, me sorprende su Iglesia situada en el interior del cementerio cuya puerta está justo en la parte posterior por lo que para entrar a la misma tienes que ir junto a las lápidas quieras o no, bueno, es curioso….., en este pequeño pueblo también se conservan varios horreos en muy buen estado, me gustó es limpio y sus gentes fueron muy amables conmigo a pesar de lo preguntona que soy a veces.

Deja un comentario