SANTUARIO DE ARANZAZU

    virgen de aranzazuLa Virgen de Aranzazu es la patrona de Guipuzcoa desde principios del siglo XX, es de piedra policromada de 36 cm. y pesa 9 Kg. porta en sus brazos al niño que está desnudo y lleva pintada una cruz al cuello, fue encontrada en un espino por un pastorcillo allá por el siglo XV  y coincidiendo con su hallazgo dicen que se acabó la sequía…..

También dicen que el Santuario se erige en el lugar donde fue hallada la Virgen; proyectado por los arquitectos Saez de Oiza y Luis Laorga, llaman la atención sus torres decoradas con piedras labradas en punta de diamante para recordar el espino, su interior, oscuro a mas no poder nos lleva la mirada directamente a la pequeña Virgen situada en un ábside enorme por cuya parte superior entra algo de  luz , tiene unas vidrieras que representan los espinos por donde se abre paso una  luz azulada y en los laterales hay otra especie de luminarias traslúcidas, el ábside está recubierto de madera labrada por Lucio Muñoz y todo el templo está forrado igualmente en madera, según nos dicen para recordar el entorno, roca y árboles…. El órgano parece magnifico, todo en este templo es enorme,imprime grandiosidad, lástima que inspire poca devoción.

      150402 santuario aranzazu (6)Bajamos a la Cripta que fue decorada allá por 1980.. por Néstor Basterretxea en ella destaca al fondo un Cristo vestido de color rojo y con un gesto Cristo criptaserio a mas no poder, los murales de ambos lados siguen el mismo dictado

Nos cuentan que San Ignacio de Loyola anduvo por allí  al poco de ser encontrada la Virgen y por aquello de que acabó con  la sequía…. le debió parecer milagrera y se encomendó a ella para que guiase sus pasos en la fundación de los Jesuitas…..

Salimos al exterior a pasear por el Parque de Aizkorri y disfrutar de la naturaleza “al natural”, con sus caballitos y sus corderitos, sus árboles y sus piedras, sin tanta simbología que me ha dejado la cabeza loca, porque yo que soy de ideas viejas donde los Santuarios invitan a la oración y tienen dorados y santos y viejecitas rezando, ¡pues como que no, que no!, que no le resto su valor a este lugar pero no me inspira devoción, vamos que no, y ya está.

En mi descargo diré que “la gallina vieja hace buen caldo” y estas cosas tan modernas me dejan con la boca abierta y el sentimiento atrofiado.

Eso si, me gustaron los apóstoles, la torre-campanario y el caldito que me tomé subiendo la cuesta….

Deja un comentario