VALERIA

Limpiando el polvo he comprobado que ya tenía telarañas en el BLOG y eso no se puede consentir, pues vale “manos a la obra”, pero no sé por donde empezar por que voy y vengo sin apenas parar en casa, a mediados de Julio hice un bonito viaje por Cuenca y ahora acabo de llegar de Galicia, antes de que se me olvide empezaré por lo mas lejano en el tiempo y después veremos ………….

Salimos de Madrid con ánimo de ver la Ciudad romana de Valeria que está a unos 45 Km. de Cuenca por la CM-2100, en un emplazamiento espectacular entre las hoces de los ríos Gritos y Zahorra y a pesar de la hora y de la fecha fue un agradable paseo ya que en aquel alto corría un suave vientecillo que nos permitió la visita sin agobios.

Fundada en el siglo I a.C, se dedicaba a la explotación de minerales, sal, hierro madera y productos del campo, su máximo esplendor se situa en tiempos de Augusto, mas tarde fue sede episcopal de los visigodos y con la invasión musulmana empezó su decadencia.

Parece ser que las famosas casas colgadas de Cuenca tienen su origen en esta Ciudad  detalle que se puede apreciar en los restos de algunas casas rupestres que lo atestiguan en la zona que mira a la Hoz del rio Zahorra.

El Foro es uno de los mas completos que quedan y su planta tiene un diseño muy original,  bajo su superficie se aprecian cuatro cisternas de hormigón hidráulico de casi 30 metros de longitud cada una, que abastecían un Ninfeo monumental de mas de 80 metros con 12 caños, así mismo queda la planta de lo que fue la Basílica, un edificio civil para administrar justicia, y restos de las tiendas o tabernae que se dedicaban a distintos usos….

En lo alto del Cerro queda un lienzo de muralla de lo que fue un Castillo de época medieval con torres semicirculares de los que quedan pocos en España en el centro del mismo se pueden ver  las ruinas de la Ermita de Santa Catalina, románica, del siglo XII,  con una Necrópolis en uno de los laterales, en la que se pueden ver algunos enterramientos.

Y diseminados por aquí y por allá, restos de columnas, estatuas y epígrafes dedicados a los emperadores, procedentes del cercano templo, un edificio absidiado de enormes proporciones, situado junto a los aljibes.

Después de esto nos dirigimos al pueblo ya que su iglesia también románica -la mayor de la provincia- guarda un Museo importante y una importantes reliquias, pero no se podía visitar pues la persona que la enseña no estaba ese día en el pueblo, con lo cual nos fuimos a refrescar al bar de la plaza y mira por donde nos encontramos con que la persona que regentaba el bar era un enamorado tanto de Valeria como de Valera y el buen señor agarró su ordenador y nos puso un CD con los tesoros de la Iglesia y nos trazó un plano de la ciudad romana, en planta y en perspectiva que nos ayudó a entender mejor la ciudad no le pedí el nombre al señor del bar pero desde aquí le doy las gracias por el interés que se tomó, y el tiempo que nos dedicó, si hubiese mas personas que amasen así sus pueblos y sus ciudades España estaría mucho mas bonita y cuidada.

De vuelta a Cuenca paramos en Arcas del Villar para contemplar una preciosa Iglesia románica dedicada a la Virgen de la Asunción creo que es del siglo XIII y me resultó muy original su espadaña exenta.

Creo que la visita ha merecido la pena ademas  es gratis, solo hay que pasear por los caminos, leer los tablones y llevar la imaginación al pasado.

Deja un comentario